Recomendaciones de lavado

Los textiles de limpieza de VERMOP están fabricados con materiales de alta calidad y convencen por su excelente rendimiento de limpieza. Para que la capacidad funcional de los textiles se mantenga durante mucho tiempo en su uso diario, su cuidado es muy importante. A continuación hemos recogido para usted los aspectos que hay que tener en cuenta al lavar los textiles de limpieza de VERMOP. Además, siempre deberán tenerse en cuenta los requerimientos legales.

  • Prelavado de mopas nuevas

    Antes de su primer uso, las mopas y las bayetas de microfibra nuevas deben prelavarse a 95 ºC. De esta forma quedan fijadas las costuras y mejora la capacidad de absorción de las fibras. (Excepciones: Acryl Color)

  • Lavar por separado

    Los textiles de limpieza de microfibra, de material de cerdas y también la mopa Antibak deben lavarse por separado. De esta forma se impide que las diferentes calidades de fibra se dañen entre sí. Además, en el caso de las bayetas de microfibra, deberán utilizarse redes para el lavado.

  • Eliminar la suciedad gruesa

    Al limpiar suelos queda suciedad gruesa en las mopas. Por ello, antes del lavado habrá que sacudirlas bien o aspirarlas para evitar así que entre suciedad gruesa en el proceso de lavado. La suciedad gruesa puede dañar los textiles de limpieza y también la lavadora.

  • No sobrecargar la lavadora

    Para conseguir un óptimo resultado de lavado, en el tambor deberá haber suficiente espacio. Sólo si los textiles de limpieza se mueven libremente en el tambor podrá eliminarse la suciedad. La norma general a aplicar es dejar libre el espacio equivalente a un palmo o el tercio superior del ojo de la lavadora.

  • Detergente sólo en el lavado principal

    Los detergentes sólo deben utilizarse en el lavado principal. Debe elegirse el detergente conforme al tipo de aplicación y al grado de ensuciamiento de las mopas. En relación a la cantidad, deben seguirse las indicaciones del fabricante del detergente. Deberá renunciarse en lo posible a la utilización de productos blanqueadores con cloro u otros procedimientos agresivos de blanqueo. No utilizar suavizantes.

  • Lavar mopas con prelavado

    El lavado de las mopas debería incluir como mínimo una fase de prelavado con agua fría. En el prelavado no deberán utilizarse detergentes para evitar daños en la fibra provocados por reacciones químicas con los restos de productos de limpieza. En el prelavado, además de los restos de productos de limpieza, también se lava la suciedad gruesa. De esta forma se mejora considerablemente el resultado de limpieza. Los textiles de limpieza no deberán lavarse a una temperatura superior a la indicada.

  • Tener en cuenta la temperatura de secado

    No deberá sobrepasarse la temperatura recomendada de secado. El secado a una temperatura muy alta puede dañar las fibras de los textiles.

  • Guardar secos

    Los textiles de limpieza deberán guardarse lo más secos posible. Si se guardan estando todavía húmedos, podrían aparecer manchas de moho.

  • Revisar lavadora de mopas

    El funcionamiento perfecto de la lavadora es un factor decisivo para que la calidad de lavado sea buena. Hay que controlar de forma periódica, entre otros: - La manguera de salida de agua: comprobar que no está obstruida y que su salida está colocada en un nivel más bajo que la lavadora - El tambor: comprobar que no está dañado ni hay suciedad, dado el caso, reparar / eliminar - El cajetín del detergente: comprobar que está limpio y retirar los posibles restos de detergente Igualmente recomendamos cumplir los plazos de mantenimiento de la lavadora. De esta forma se controlarán de forma periódica los componentes más sensibles como, por ejemplo, la resistencia.